sábado, 7 de diciembre de 2013

No todo

No todo es sexo
no, no lo es,
aunque yo misma lo niegue

También son aviones que se retrasan, el cansancio acumulado, descansar en otros brazos, la certidumbre de un pasado.

Es la prisa del viento y la brisa que separa un mechón en tu pelo; la urgencia lejana, tu cuerpo desnudo, indefenso, perdido en mi cuerpo desnudo, abierto.

Es el momento que se escapa, es la historia que lo atrapa; buscarte entre la gente, aprender a distinguirte, observarte de cerca expresar tus afectos, conocer tus defectos.

También son tus manos traviesas, tus piernas que salen a encontrar las mías, reír cada quien por lo que es suyo, brindar en secreto por lo que es nuestro, fingir cierta la ironía.

Es explorar, descubrirte, develarnos, ser broma y ser juego. Es temer que te vas, despertar y apretarme a ti para saber que aún sigues aquí.

Es un beso desesperado, ese que no me has dado.

Pero abrázame, sé mío, sigue siendo el escándalo de mis sentidos, que la vida un día corrige y nos borra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario