miércoles, 10 de noviembre de 2010

Promesa

Un refugio como la calma del mar con el viento del norte y Luna llena, todas esas palabras que se esconden porque temen ir y no regresar. Amante que se pierde en tantos caminos como aquellos por los que pasas y no tienen retorno. Mirada incrédula por la audacia que no esperabas y la duda ingrata de entregar algo más que el cuerpo a mi lengua inquieta que te recorre con tu sabor a días y noches de otra piel. Saber que eres voluntad que se pierde por momentos al juego que no termina de iniciar. Ignorar que eres mío sin pertenecer a nadie.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Sombras

Es mentira que alguna vez nos encontremos solos. Cuando no hay nadie más, ahí está la sombra, a veces invisible, siempre silenciosa.